viernes, octubre 02, 2009

La Iglesia



Nuestros "inteligentísimos" federales